SANTUARI
Storia del Biellese

HISTORIA DEL BIELLESE

Los hallazgos arquelogicos cuentan que los primeros habitantes del Biellese han sido, en la edad prehistórica, poblaciones de Liguria y celticas, entregadas a la caza y a la pesca y luego a la ganadería, que se establecieron sobretodo en las regiones subalpinas y colinares cerca de los ríos.
Otro conjunto de poblaciones de Liguria, los Vittimuli, se establecieron sobre todo en los territorios de la Bessa, donde aprovecharon los yacimientos de oro, cuya explotación continuó hasta la época romana.
Los hallazgos arquelogicos cuentan también que la ciudad de Biella tiene origenes muy antiguas: junto a los restos de la edad del bronze (fin del siglo XIV a.C.) del Brich de la Burcina han sido halladas numerosas herramientas, utensilios y joyas, entre las cuales destacan cizallas y pesos en terracota para telares verticales, antiguo signo de la actividad que luego dará gran fama al territorio de Biella. Junto a la colina del Piazzo han sido halladas dos necrópolis romanas, una de las cuales contaba con más de 600 tumbas de los siglos I-II d.C.
Jarros para perfumes, alcuzas, vajillas, pequeñas estatuas votivas, joyas no son más que un claro testimonio de la importancia de la antigua ciudad. Es probable que el poblado romano se extendiera a lo largo de la actual calle Italia mientras el poblado cristiano se desarrolló alrededor de la parroquia de San Esteban (siglos IV-V d.C.); de esta época solo quedan hoy en día la torre campanaria y el Baptisterio (monumento símbolo de la ciudad de Biella) mientras la iglesia fue derribada en 1872.
El nombre de Biella comparece por primera vez en un documento del año 826, que donaba al conde Bosone la “Corte di Biella” por parte de los emperadores del Sacro Romano Imperio Ludovico il Pio y Lotario. En el año 882 Carlo il Grosso dona la ciudad de Biella a la Iglesia de Vercelli. La primeras murallas han sido construidas en el siglo X para proteger la ciudad de las invasiones barbáricas; durante esta época la ciudad está poblada por gente de estirpe romana, alemánica, longobarda y franca. El día 12 de Abril de 1160 el Obispo de Vercelli, Uguccione, para evitar que Vercelli perdiera el dominio sobre Biella y para garantizarse un refugio seguro durante las luchas entre güelfos y gibelinos, concedió importantes privilegios (mercado, matadero, jurisdicción) a quiénes habitarian la colina del Piazzo.
Empieza de esta manera a estructurarse el que sigue siendo hoy en día uno de los rincones más característicos de la ciudad: el Burgo del Piazzo con la hermosa Plaza Cisterna y su homónimo Palacio y con sus pórticos decorados con bandas de terracota y capiteles de piedra. Aquí se situaba también el castillo de Uguccione, derribado durante la insurreción popular en 1377.
A partir de 1379 comienza la dedicación a los Savoia: entre 1372 y 1404 casi todos los municipios del Biellese se someten al dominio de los Savoia. El fin del siglo XIV y principios del XV fueron caracterizados por numerosos enfrentamientos entre Savoia y Visconti para la posesión de las tierras biellesas. Durante el siglo XVII Biella fué nombrada por Carlo Emanuele I di Savoia capital de una de las 12 Provincias del territorio. Además el siglo XVII destaca por las numerosas guerras entre Franceses y Españoles, que acabaron con la ocupación entre 1700 y 1797 de Biella por parte de los Franceses.
En el año 1706 el biellese Pietro Micca ha sido protagonista de la liberación de la ciudad de Torino, con el sacrificio de su propria vida que le mereció ser considerado un autentico héroe nacional. Mientras 1797 destaca por las insurreciones de los campesinos en contra del dominio de los Savoia y por las duras represiones por parte de la casa real.
En 1859 Biella deja de ser capital de Provincia para unirse a la Provincia de Novara; durante ese mismo año la ciudad es ocupada por las tropas austriacas de la segunda guerra de endependencia.
En 1927 Biella se une a la Provincia de Vercelli hasta 1996, cuando vuelve a ser capital. A lo largo de la Segunda Guerra Mondial, las colinas biellesas han sido teatro de intensas luchas facciosas para la liberación de la ocupación alemana.